.

.

SE SUBIERON AL TREN...

miércoles, 29 de julio de 2009

10 AÑOS 10

No sabemos cómo referirnos a los diez años de nuestra revista sin hacer uso de ciertas palabras que podrían sonar algo trilladas, o tal vez cursis. Pero hoy más que nunca necesitamos de esas palabras, hoy mejor que nunca las comprendemos, y hoy mejor que nunca no nos importa lo cursis que podamos parecer. La verdad que haber creado Todo Trenes hace diez años y haberla acompañado hasta tan lejos es una experiencia tan gratificante y orgullosa que sólo tenemos palabras de sincero agradecimiento para con todos los que de una u otra manera se han sumado a nuestra tarea. Familiares, amigos, lectores, colaboradores; un ejército que se fue engrosando día a día no ha permitido que nos sintiéramos solos. Cada carta, cada mail recibido, fue como una palmada en el hombro, como un soplo de aliento que coreaba "sigan hablando de nuestros trenes". Cada piropo, cada queja, cada corrección, cada enojo o felicitación nos ha hecho sentir una enorme responsabilidad, porque inevitablemente pensamos: "con cuánta atención nos leen". Lo más cierto de todo esto, es que hay un público en la Argentina que ama a los trenes, y es en ese sentido que nos alegra tanto no habernos equivocado al decidirnos a hacer una revista que encarnara eso. En 2009 es mucho más claro que hay miles de aficionados a los trenes, pero esto no era así hace 10 años. En 2009 es claro que hay gente que espera verdades y políticas ferroviarias, cosa que en 1999 no parecía. En 2009 es usual que se critique a las empresas ferroviarias por diversos medios, pero recordemos que en 1999 esto no era así. Hoy no sólo nos sentimos acompañados por todo lo que directamente nos toca, sino por la evolución de la movida ferrofílica. Que haya foros de discusión y boletines independientes en internet, nos hace sentir acompañados. Que haya amigos que arman blogs para poner sus fotos y experiencias, nos hace sentir acompañados. Que haya otras publicaciones sobre trenes nos hace sentir acompañados. Que hayan aparecido libros sobre trenes, artistas plásticos inspirados en trenes y hasta cineastas preocupados por los trenes, nos hace sentir acompañados. Nos gusta que el país entero, bien o mal, discuta sobre trenes, que es más que lo que pasaba hace 10 años. Que haya restauradores de trenes nos hace sentir acompañados. Que los pibes de las zorras limpien vías, nos hacen sentir acompañados. Creemos que, como lo aventuramos en nuestro Nº 1, (donde decíamos que no era un buen momento para los ferrocarriles pero intuíamos un auge de la actividad ferrófila), los ferroaficionados hemos crecido mucho. Los políticos ahora presentan trenes de papel barrilete pintados con crayones pero nosotros leemos las opiniones, la gente no se vende por una lágrima de emotividad, la cobra, no come vidrio, ya no cree en promesas, llora de emoción por su tren si se le antoja, pero luego exige el respeto que como ciudadano, votante y contribuyente se merece. Tal vez cueste creerlo, pero en diez años notamos una gran evolución en este aspecto. Tal vez en diez años más, los mercaderes de ilusiones se encuentren definitivamente acorralados y se imponga una manera más constructiva y equitativa de hacer política, donde las necesidades tangibles y contundentes de la gente se impongan de una vez a la mera discusión ideológica, a las conveniencias corporativas, a la puja de intereses sectoriales, al tráfico de influencias, a la medición de fuerzas de las mafias de todo nivel, donde decididamente los ferrocarriles tendrán una misión en la reconstrucción económica y social que cumplir. No hubo cambios materiales sorprendentes en estos diez años, ni saltos cualitativos, ni grandes reparaciones. Sí, tal vez, hay más conciencia del daño, y eso es un muy buen primer paso para que la historia no se repita. Nuestros trenes no murieron, y eso nos hace sentir acompañados. La mentalidad ferrocarrilera ha avanzado, y no lo hicimos nosotros, simplemente estuvimos ahí, siendo parte, sufriendo los malos influjos y aliviándonos con los buenos, creciendo con esa masa que hoy resulta indudable, palpita con los trenes, los recuerda con nostalgia y emoción, pero que como nunca, también los tiene presentes, y los quiere tener en el futuro. Muchísimas gracias a todos por no habernos dejado solos.
Sergio García - Daniel Cazenave.

La base fotográfica del isologotipo conmemorativo del décimo aniversario de la revista Todo Trenes, es de Pablo Salgado.

domingo, 26 de julio de 2009

Nº 64: DE TINTINA A CAMPO GALLO

Fotos de Paulo Civetta, Claudio Díaz, Jorge Waddell, Sergio García y Daniel Cazenave
Ingresando a la estación Granadero Gatica por su lateral sur.

El edificio de estación, construido en la década de 1930, ha sido modificado para servir como vivienda.

Frente del andén de Granadero Gatica

Granadero Gatica espera la tormenta.

Granadero Gatica. Vista hacia Tintina.

Granadero Gatica. Cuadro de estación, vista hacia el este.

Bodegón frente a la estación Granadero Gatica.

Estación Agustina Libarona. El sector de vías está ocupado por un aserradero. En la modesta construcción ferroviaria, mora una familia.
El cartel de la estación fue llevado hacia la ruta. Pueden verse las instalaciones del aserradero y detrás, la estación.

Un viejo vagón de madera sirvió de modesta protección al personal de Agustina Libarona.

Donadeu es la estación más moderna del ramal, y fue inaugurada en la década de 1940

Donadeu, vista hacia Campo Gallo. En primer plano, antiguo edificio provisorio de estación

Donadeu. Vista de la vía hacia Tintina.

Donadeu: Detalle del primitivo edificio de estación, construido en madera.

Cimientos erosionados en el nuevo edificio de estación Donadeu.

Donadeu: Una construcción minimalista, testimonio de las últimas obras ferroviarias de Ferrocarriles del Estado.

Donadeu recibiendo uno de sus últimos trenes (carga con coche) a principios de la década de 1990. Foto de Claudio Díaz.

Tintina - Campo Gallo. Santiago del Estero, Argentina.

Nº 64: EL DECAUVILLE DE CAMPO GALLO

Fotos de Paulo Civetta, Daniel Cazenave, Jorge Waddell, Claudio Díaz y Sergio García.

Campo Gallo es el extremo de un ramal particular con propósito forestal que se terminó de construir en 1910 desde la actual estación Haase. Como su promotor murió ese mismo año, su viuda vendió la línea al Ferrocarril Central Norte Argentino (FCCNA) que recién en 1913 inauguró la línea para servicio público (cargas y pasajeros)
Edificio de vivienda en el extremo sur del cuadro de estación Campo Gallo.

El FCCNA debió utilizar un edificio provisorio en Campo Gallo, pues la actual estación es un edificio de la década de 1930.

Estación Campo Gallo en octubre de 2006. En 1926, el FCCNA habilitó un empalme preexistente en Tintina y eliminó la traza original del ramal hacia Haase.

Un tren arribado a Campo Gallo a principios de la década de 1990. Foto de Claudio Díaz.

El lado exterior de la estación Campo Gallo es ahora kiosco y terminal de ómnibus


Poco metros al norte de la estación, bogies, rieles y vagonetas del Decauville local, dispersos por doquier


Locomotora Henschel 0-4-0. Su gemela fue llevada al museo de Santa Ana de los Guacarás en Corrientes





Solamente algunas piezas de bronce de las puntas de eje de las vagonetas han resultado de algún interés para lugareños o visitantes.

Campo Gallo, Santiago del Estero, Argentina. Octubre 2006

viernes, 10 de julio de 2009

domingo, 5 de julio de 2009

Nº 65: EL PRIMER RAMAL DEL BAP (1)

Rufino - Italó - Huinca Renancó - Buena Esperanza
Tren mixto procedente de la vía Italó, ingresando a Rufino a principios de la década de 1970.

Locomotora Nº 10 con tren especial en Rufino, Santa Fe, para la inauguración de la línea hasta Italó. Caras y Caretas 16/06/1900

Reemplazo de los tramos provisorios por definitivos en el puente sobre el arroyo Italó, durante la construcción del primer ramal del BAP. Caras y Caretas 16/06/1900

Ingenieros Schneidewind y Domínico, recorriendo las nuevas obras. Caras y Caretas 16/06/1900

Tren procedente de Renancó, llegando a Rufino el 8/07/2007

El mismo tren, ya en estación Rufino

Estación Cañada Seca

Estación Santa Regina

Estación Charlone
Estación Hipólito Bouchard, ex Buchardo

Bouchard es punto de empalme con la línea procedente de Germania, Alberdi y Chacabuco, línea que se encuentra cortada por inundaciones

El edificio actual de la estación, no es el original. ¿Sería éste? Los lugareños dicen que no, pero...

Sólo el esqueleto de un galpón sobrevive en Burmeister

Así se veía Onagoity cuando el ramal estaba paralizado.

Y no mucho mejor se la veía durante el duro invierno 2007, con una helada a las tres de la tarde, y con las vías transitadas.

Italó, la primera meta del ramal.

Otra vista de Italó.

Pincén, y los primeros copos de la nevada.

Panorámica de Pincén.

La vía en Ranqueles, antes del despeje.

Estación Ranqueles. Y ya casi estamos en Renancó...

Mapa ferroviario de la zona

DISPONIBILIDAD DE NÚMEROS DE TODO TRENES

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123

EN ROJO: EDICIONES AGOTADAS.
EN NARANJA: SI SE APURA, TAL VEZ.
EN AMARILLO DISPONIBLES.
EN CELESTE, PRÓXIMA APARICIÓN